La Energía Renovable

La Energía Renovable

 

La energía renovable es aquella energía que proviene de fuentes naturales prácticamente inagotables. Las energías renovables son fuentes de energía limpias, inagotables y crecientemente competitivas.  Se consideran inagotables o bien por la gran cantidad de energía que contienen o bien por poderse regenerar de forma natural.

Se diferencian de los combustibles fósiles principalmente en su diversidad, abundancia y potencial de aprovechamiento en  cualquier parte del planeta, pero sobre todo en que no producen gases de efecto invernadero –causantes del cambio climático- ni emisiones contaminantes. Además, sus costes evolucionan a la baja de forma sostenida, mientras que la tendencia general de costes de los combustibles fósiles es la opuesta, al margen de su volatilidad coyuntural. Veamos unos ejemplos.

 

ENERGIA SOLAR

La energía solar es la energía que aprovecha de forma directa la radiación solar. A pesar que el Sol no tiene una vida inagotable se estima que la vida de del Sol es de millones de años. De modo que, a escala humana se considera la energía solar como una fuente inagotable y la energía solar una energía renovable.

 

ENERGIA EOLICA

La energía eólica es una energía renovable debido a que el viento es una fuente inagotable. En cierta medida el viento es una consecuencia de la energía solar debido a que el viento se desplaza por diferencias de presiones y temperaturas provocadas de forma directa o indirecta por el Sol.

 

ENERGIA HIDRAULICA

La energía hidráulica aprovecha la energía potencial del agua para obtener un trabajo mecánico. Si este trabajo mecánico que tenemos en forma de energía cinética lo utilizamos para accionar un generador obtenemos energía eléctrica. En este caso, estaremos hablando de energía hidroeléctrica.

Se considera una energía renovable debido que el ciclo del agua permanece de forma invariable y és inagotable. Al igual que en la energía eólica, el ciclo del agua (y por lo tanto la energía hidráulica) tiene una fuerte dependéncia de la energía solar.

 

LA BIOMASA

La biomasa es una fuente de energía renovable basada en el aprovechamiento de materias orgánicas de origen vegetal o animal, incluyendo los productos y subproductos resultantes de su transformación. Bajo la denominación de biomasa se recogen materiales energéticos de muy diversas clases: residuos forestales, residuos agrícolas leñosos y herbáceos, residuos de procesos industriales diversos, cultivos energéticos, materiales orgánicos contenidos en los residuos sólidos urbanos, biogás procedente de residuos ganaderos o de residuos biodegradables de instalaciones industriales, de la depuración de aguas residuales urbanas o de vertedero, etc.

Pueden también incluirse bajo la denominación de biomasa, los biocombustibles, que tienen su principal aplicación en el transporte.

 

 

 

 

LA ENERGIA MAREMOTRIZ

Los mares y los océanos son inmensos colectores solares de los cuales se puede extraer energía de orígenes diversos (oleaje, mareas y gradientes térmicos).

La energía liberada por el agua de mar en sus movimientos de ascenso y descenso de las mareas (flujo y reflujo) se aprovecha en las centrales mareomotrices, haciendo pasar el agua a través de turbinas hidráulicas.

Obviamente estos movimientos marítimos son inagotables por lo que podemos considerar la energía mareomotriz una energía renovable.

La energía de las olas es producida por los vientos y resulta muy irregular. Esto ha llevado a multitud de tipos de máquinas para su aprovechamiento.

 

LA ENERGIA GEOTERMICA

La energía geotérmica es la manifestación de la térmica acumulada en rocas o aguas que se encuentran a elevada temperatura en el interior de la tierra. La geotermia es la rama de la ciencia que explica este fenómeno.

 

La gran cantidad de calor y de térmica almacenado en el interior de la Tierra es tan grande que la explotación de este recurso energético tiene un efecto prácticamente nulo en el interior de la Tierra. Por este motivo se considera una fuente de energía renovable.

 

PRINCIPALES VENTAJAS

  • Son el socio imprescindible contra el cambio climático: las renovables no emiten gases de efecto invernadero en los procesos de generación de energía, lo que las revela como la solución limpia y más viable frente a la degradación medioambiental.
  • Son inagotables: al contrario que las fuentes tradicionales de energía como el carbón, el gas, el petróleo o la energía nuclear, cuyas reservas son finitas, las energías limpias  cuentan con  la misma disponibilidad que el sol donde tienen su origen y se adaptan a los ciclos naturales (por eso las denominamos renovables). Por ello son un elemento esencial de un sistema energético sostenible que permita el desarrollo presente sin poner en riesgo el de las futuras generaciones.
  • Reducen la dependencia energética: la naturaleza autóctona de las fuentes limpias implica una ventaja diferencial para las economías locales y un acicate para la independencia energética. La necesidad de importar combustibles fósiles produce una supeditación a la coyuntura económica y política del país proveedor que puede comprometer la seguridad del suministro energético. En cualquier parte del Planeta hay algún tipo de recurso renovable –viento, sol, agua, materia orgánica- susceptible de aprovecharlo para producir energía de forma sostenible.
  • Crecientemente competitivas: Las principales tecnologías renovables –como la eólica y la solar fotovoltaica- están reduciendo drásticamente sus costes, de forma que ya son plenamente competitivas con las convencionales en un número creciente de emplazamientos. Las economías de escala y la innovación están ya consiguiendo que las energías renovables lleguen a ser la solución más sostenible, no sólo ambiental sino también económicamente, para mover el mundo.
  • Horizonte político favorable:las decisiones acordadas en la COP21 han aportado un torrente de luz al futuro de las energías renovables. La comunidad internacional ha entendido la obligación de robustecer la transición hacia una economía baja en carbono por el futuro sostenible del planeta. El clima de consenso internacional en favor de la descarbonización de la economía constituye un marco muy favorable para el impulso de las tecnologías energéticas limpias.

 

CONCLUSION

Entre las energías renovables o también llamadas energías limpias encontramos:

  • Energía eólica: la energía que se obtiene del viento
  • Energía solar: la energía que se obtiene del sol.
  • Energía hidráulica o hidroeléctrica: la energía que se obtiene de los ríos y corrientes de agua dulce
  • Biomasa y biogás: la energía que se extrae de materia orgánica
  • Energía geotérmica: la energía calorífica contenida en el interior de la Tierra
  • Energía mareomotriz: la energía que se obtiene de las mareas
  • Energía undimotriz u olamotriz: la energía que se obtiene de las olas
  • Bioetanol: combustible orgánico apto para la automoción que se logra  mediante procesos de fermentación de productos vegetales
  • Biodiésel: combustible orgánico para automoción, entre otras aplicaciones, que se obtiene a partir de aceites vegetales

El desarrollo de las energías limpias  es imprescindible para combatir el cambio climático y limitar sus efectos más devastadores.

CURIOSIDADES

  • Según National Geographic, el 2014 fue el año más cálido desde que existen registros. La Ti
  • erra ha sufrido un calentamiento de 0,85ºC de media desde finales del siglo XIX.
  • Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE) el crecimiento de las energía limpias
    es imparable y reflejan cerca de la mitad de la nueva capacitad de generación eléctrica instalada. Es decir, se han constituido en la segunda fuente global de electricidad, solo superada por el carbón.
  • Según la AIE, la demanda mundial de electricidad  aumentará un 70% hasta 2040
  • Unos 1.100 millones de habitantes, el 17% de la población mundial, no disponen de acceso a la electricidad. Igualmente, 2.700 millones de personas –el 38% de la población global-  utilizan biomasa tradicional para cocinar, calentarse o iluminar sus viviendas con grave riesgo para su salud.
  • Uno de los objetivos establecidos por Naciones Unidas es lograr el acceso universal a la electricidad en 2030.
  • Las energías renovables han recibido un importante respaldo de la comunidad internacional con el ‘Acuerdo de París’ suscrito en la Cumbre Mundial del Clima celebrada en diciembre de 2015 en la capital francesa.
  • La transición hacia un sistema energético basado en tecnologías renovables tendrá asimismo efectos económicos muy positivos. Según IRENA (Agencia Internacional de Energías Renovables), duplicar la cuota de energías renovables en el mix energético mundial hasta alcanzar el 36% en 2030 supondría un crecimiento adicional a nivel global del 1,1% ese año (equivalente a 1,3 billones de dólares), un incremento del bienestar del 3,7% y el aumento del empleo en el sector hasta más de 24 millones de personas, frente a los 9,2 millones actuales.

Bibliografía:

https://solar-energia.net/energias-renovables

https://www.acciona.com/es/energias-renovables/

 

 

 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *